La importancia del sueño en nuestra vida

Causas y consecuencias

El sueño es una necesidad, dormir es una actividad imprescindible, ya que durante el sueño se llevan a cabo funciones fisiológicas imprescindibles para el equilibrio psíquico y físico de las personas.

Sin embargo, no se trata solo de dormir, hay que hacerlo un número suficiente de horas y conseguir que el sueño sea de calidad, es decir, que sea reparador y que permita restaurar el organismo para afrontar la posterior etapa de vigilia. 


Pero, ¿qué nos ocurre cuando no dormimos lo suficiente?


Nuestro cuerpo reacciona y se resiente nuestro sistema inmunitario, afectando a las funciones cognitivas e intelectuales ya que el sueño es necesario para un buen funcionamiento cerebral y fisiológicamente es imprescindible para sobrevivir.

Por todo ello, los expertos recomiendan seguir un estilo de vida que favorezca dormir bien, estos hábitos y conductas se conocen como “higiene del sueño” y ejercen efectos positivos para dormir  en todas las etapas: inicio, mantención, despertar y vigilia.

A continuación detallamos técnicas y prácticas que le ayudarán a dormir mejor, pero es fundamental la constancia en su realización para lograr buenos resultados.

Actualmente es muy importante el control de equipos electrónicos antes de ir a dormir. 

El televisor, el uso de smartphones o tabletas, afectan seriamente al sueño si se usan antes de ir a dormir, ya que el brillo y la luz de las pantallas no favorecen que se inicie el proceso del sueño y el cuerpo sigue en alerta y en estado de vigilia.

Para lograr un sueño reparador,  también es necesario tener cuidado con la ingesta de estimulantes, como por ejemplo la cafeína que estimula el cerebro e interfiere con el sueño. Por ello se recomienda no ingerir café, té, bebidas de cola, chocolate y medicamentos que contengan estimulantes, tres o cuatro horas antes de iniciar el sueño.

Cuando se bebe en las horas previas a acostarse, el alcohol puede ayudar a inducir el sueño en una primera etapa, pero lo interrumpirá en sus etapas posteriores y puede traducirse en muchos despertares durante la noche.

Para obtener un sueño reparador, las bebidas alcohólicas deben evitarse entre cuatro a seis horas antes de dormir.

El siguiente consejo es sobre el ejercicio, es recomendable practicarlo de forma regular ya que ayuda a las personas a dormir mejor. Sus efectos beneficiosos, sin embargo, dependen de la hora del día en que se efectúe. El ejercicio realizado en la mañana no afecta al sueño nocturno, pero un ejercicio fuerte por la noche puede provocar alteraciones en el dormir. Por otra parte, una actividad física irregular, limitada o vida sedentaria puede conducir a padecer de insomnio.

Nuestro estilo de vida también marca nuestro sueño, una cama confortable, una habitación tranquila, oscura y sin ruido constituyen el mejor ambiente para un sueño reparador, además de usar ropa cómoda para dormir.

También es muy recomendable mantener una rutina de sueño y mantener unos horarios preestablecidos lo máximo que sea posible.

No olvidaremos el hábito de la siesta, ya que puede interferir en la calidad del sueño, por lo que se recomienda no superar los 30 minutos.

Referente a la alimentación, no se debe ingerir una comida copiosa antes de irse a la cama. Tampoco se recomiendan comidas picantes o muy dulces cuatro horas antes de irse a dormir.

Lo mejor es una cena ligera, también la ingesta de leche y otros productos lácteos que contienen triptófano, una substancia natural con efectos hipnóticos, son aconsejable antes de irse a la cama.


Puedes ver más sobre la importancia del sueño en nuestro canal de YouTube